Agrominería

Contra lo que piensa mucha gente, la agricultura y la minería sí pueden vivir juntos. Un caso ejemplar proviene de Antamina, donde el agua que es utilizada en su mineroducto para transportar los concentrados de mineral desde la sierra de Ancash hasta la costa en Huarmey, es tratada y aprovechada para transformar 170 hectáreas de terrenos eriazos en un bosque de lúcumos, granadas y guanábanas. Si no la conocías, mira esta frondosa experiencia.

Más sobre el tema:
Presentación: Bosques de Huarmey – Proyecto de Irrigación PPL


« »
Both comments and pings are currently closed.

Deje un comentario